Listado de cursos y entrenamientos empresariales disponibles

Aplica técnicas del “kickboxing” en tu empresa ¡No vayas a golpear a nadie!

Valora este artículo
(0 votos)

En tres sencillos pasos sabrás que el autocontrol y el enfrentar los obstáculos con positivismo es la mejor manera de superar tus debilidades.


  1. Controla tus emociones, especialmente el miedo. Prepararse para pelear con alguien es casi tan malo como la pelea real. Tu corazón se acelera y cuando cruza cierto umbral, tu habilidad para razonar se ve disminuida. Experimentas una visión de túnel y tus habilidades motrices básicas se deterioran rápidamente. Luego la adrenalina llega a tu sistema lo que te da una carga de energía pero se quita rápidamente y te deja  sin aliento.
  2. Estos son instintos naturales que nos ayudan a sobrevivir de los depredadores. Pero en conflictos prolongados o situaciones donde necesitamos razonar a un nivel mayor, como muchos de los conflictos que enfrentamos en el negocio, pueden convertirse en responsabilidades. Desafortunadamente salir corriendo de un cuarto o salir unos minutos de una junta para recuperarte de la adrenalina no es algo práctico.
    Saber que es natural deja lidiar con los efectos. Aprender a bajar el ritmo de la respiración ayuda a relajar el cuerpo y ritmo del corazón, lo que hace que la habilidad para razonar aumente.

  3.  Cómo enfrentar tu pelea. ¿Contra quienes estás luchando? ¿Cuáles son tus fortalezas en el ring? ¿Cuál es la probabilidad de que ganes?
  4. Lo más importante es atenerte a tus fortalezas y al plan de juego y no jugar el de tu oponente. Los mismos principios aplica al negocio. Los Davids vencen a los Goliats al luchar contra sus fortalezas. Muy frecuentemente la gente y las empresas se meten en problemas cuando subestiman la fuerza de sus oponentes y se olvidan de la suya.

  5. Cuándo retirarse. Pelear esas batallas sangrientas te da conocimiento. Aprendes que es mejor saber escoger tus peleas que golpearse todo el tiempo.